En Empléate de verdad os ofrecemos unas orientaciones generales de las situaciones problemáticas que se pueden presentar durante la noche. Aún así, si el problema es de carácter persistente y os resulta preocupante, es recomendable acudir al profesional. No dudes en consultarnos.

parasomnias

Seguramente has oído hablar de las Parasomnias en los niños pequeños. Generalmente, la edad de aparición suele ser entre los 2 y los 3 años de edad, encontrándose una mayor incidencia de los 3 a los 6 años. Las edades siempre son orientativas. Pero, ¿qué son las parasomnias? Llamamos así a los distintos fenómenos que se producen durante el sueño (interrumpiéndolo o no), y que son una mezcla de estados de sueño y vigilia parcial.

Algunas parasomnias son más llamativas que otras y seguro que las conocéis: sueño intranquilo, pesadillas, terrores nocturnos, sonambulismo, somniloquio, bruxismo y movimientos de automecimiento.

parasomnias

¿QUÉ DEBEMOS HACER?

Cuando aparece la alteración del sueño, ante todo debemos actuar con calma, si además el niño está despierto, podríamos alterarlo aún más si nos percibe asustados. Es conveniente que se levanten alternativamente padre y madre para calmar al niño, sin embargo, deberíamos tener en cuenta si uno de los dos otorga mayor seguridad al niño y aquel que sea capaz de actuar con mayor serenidad.

parasomnias 4

  • Si el niño ha sufrido una pesadilla y por tanto se encuentra despierto, debemos intentar calmarle, abrazándole, dándole seguridad hasta que consiga tranquilizarse y volverse a dormir.
  • Si el niño está dormido y aparecen los terrores nocturnos, procuraremos no despertarle bruscamente. Únicamente nos quedaremos a su lado vigilándolo y esperando que se le pase.
  • Si aparece el sonambulismo y el niño se levanta de la cama dormido, procederemos de la misma forma. Se le puede despertar muy suavemente, o lo que es más recomendable, dejarlo que vuelva a la cama incluso guiándolo sin despertarle, para evitar que se despierte confuso o asustado. En cualquier caso, debemos proceder con calma. parasomnias 2
  • Procuraremos hacer agradables los momentos antes de irse a la cama. Podemos contarle un cuento en el que no haya agresividad y el contenido y el tono de nuestra voz no incite a la activación.
  • Es importante detectar si existen causas de tensión tanto en el medio familiar, como en su relación con el entorno en general.
  • Valorar la situación donde duerme el niño, si ha habido cambios recientes cuando aparecen las parasomnias como una redistribución de los muebles o cambio de dormitorio, mudanzas, o ha dormido lejos de los padres.

Estas orientaciones van dirigidas al tratamiento y manejo de las parasomnias, por lo que quedan descartadas las conductas como llorar, gritar, levantarse continuamente… y todos aquellos problemas de conducta, que requieran de otro tipo de intervención.

 


Por regla general, las parasomparasomnias 3nias no presentan gravedad durante la infancia, aunque hay que reconocer que pueden perturbar la vida familiar y el estado psicológico y emocional del niño si se mantiene el fenómeno en el tiempo.

Podrían ser el síntoma de otros conflictos por los que está pasando el niño.


Anuncios