girl-619689_960_720

La Estimulación Cognitiva hace referencia al conjunto de técnicas y estrategias que pretenden optimizar el funcionamiento de las capacidades y funciones cognitivas, como son: la atención, percepción, razonamiento, abstracción,  memoria, lenguaje, orientación y praxias.

Puede ser aplicada en cualquier momento del ciclo vital y a cualquier individuo, puesto que no sólo se emplea en edades avanzadas para mantener las funciones básicas o para frenar el deterioro, como ocurre en el caso de las demencias o el alzheimer.

En cualquier momento de la vida podemos trabajar nuestras capacidades y mejorarlas.

Las sesiones de estimulación cognitiva pueden tener objetivos como:

  • Desarrollar las capacidades mentales
  • Mejorar y optimizar su funcionamiento

Existen programas de estimulación temprana en la infancia, talleres de mejora de la memoria en la tercera edad, programas para mejorar la concentración en el ámbito escolar, para la mejora de habilidades concretas como el razonamiento numérico o la fluidez verbal, las posibilidades son muy amplias. En estos casos lo que se pretende es activar, estimular y entrenar las capacidades cognitivas básicas,  para transformarlas en una habilidad o destreza.

Por otro lado, la estimulación cognitiva también puede tener un objetivo terapéutico, en determinadas poblaciones que manifiestan algún tipo de retraso, alteración, déficit o deterioro cognitivo importante.

En estos casos la intervención tiene la finalidad de enlentecer el deterioro cognitivo y tratar de preservar sus capacidades; hablamos de enfermedades neurodegenerativas que necesitan un cuidado más perseverante e intenso que el que se proporciona en el envejecimiento normal.

En función de las necesidades de la persona y de cuáles sean los objetivos propuestos, determinaremos el número de sesiones.

 

Estimulación cognitiva

Anuncios